Valle de Tehuacán-Cuicatlán; el Patrimonio Mundial de la Humanidad que debes visitar



Valle de Tehuacán

En el sureste del país se encuentra un paraíso desértico que te deslumbrará por su inmensa biodiversidad e historia ancestral; se trata del Valle de Tehuacán-Cuicatlán que, desde el año 2018, fue declarado como Bien Mixto en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad, gracias a su incalculable valor cultural y su inmensa naturaleza que contiene elementos únicos no solo de la República Mexicana, sino de toda América del Norte. Si tienes ganas de aventurarte en las maravillas de este lugar nosotros te decimos cómo llegar, qué hacer y todo lo indispendable para que disfrutes del Valle de Tehuacán-Cuicatlán en todo su esplendor.

¿Cómo llegar a Valle de Tehuacán-Cuicatlán?

Por su inmensidad -poco más de 400 mil hectáreas- la Reserva de la Biósfera Tehuacán-Cuicatlán abarca municipios de los estados de Puebla y Oaxaca, así que tus opciones para llegar son variadas. Para llegar por el norte, necesitas reservar tus vuelos a la Ciudad de México y dirigirte aproximadamene 270 km hacía al sur por la autopista 150D México-Puebla; si tomas esta ruta, puedes hacer un recorrido por los mejores Pueblos Mágicos de Puebla y añadirle emoción a tu aventura.

Otra manera de llegar es reservando tus vuelos a Oaxaca y dirigirte aproximadamente 175 km al norte por la autopista 135D  Oxaca-Tehuacán/México hasta llegar a tu destino. Recuerda que por su extensión, los puntos turístcios de la Reserva de la Biósfera se encuentra en la comunidad de Tehuacán y Zapotitlán Salinas.

¿Qué hacer en el Valle de Tehuacán-Cuicatlán?

Valle de Tehuacán

En el Valle de Tehucacán-Cuicatlán podrás realizar todo tipo de actividades para conocer todas los tesoros naturales e históricos de la región. Del lado de Puebla, la comunicad de Zapotitlán Salinas ofrece el Jardín Botánico Helia Bravo Hollis, en el que se albergan hasta más de 50 especies cactáceas. También puedes visitar el Museo Comunitario Palentológico y el Parque Ecoturístico Turritelas, donde podrás encontrar fósiles marinos y terrestres además de senderos y jardínes con huellas de criaturas prehistóricas; ambos lugares se encuentrarn en el poblado de San Juan de Raya que está ubicado 30 km al este de Zapotitlán Salinas.

SI quieres explorar la reserva, tendrás que hacer el recorrido en compañía de algún guía certificado por la Secretaría de Turismo Estatal; de esta manera se garantiza la protección del lugar. Muchos de ellos hacen recorridos para apreciar distintas especies de aves como el águila real, al igual que la última colonia de guacamayas verdes. También se organizan caminatas nocturnas para visitar la Cuenca de los Músicos, donde hay cientos de pinturas rupestres y algunos restos arqueológicos.

Un desierto de maravillas

Valle de Tehuacán

El Valle de Tehucacán-Cuicatlán es un tierra desértica que resguarda los mayores tesoros históricos y naturales de la región. Este lugar tiene su encanto más visible quizás, en los bosques de cactáceas columnares más altas y densas del planeta Tierra; además de que contiene más de 80 especies de ellas en toda su extensión. Estos bosques le dan su peculiar toque de encanto desértico por el cual el valle es conocido. A la par, también florece otro tipo de vegetación como las impresionantes ‘patas de elefante’ que alcanzan hasta los 13 metros de altura. También existen las biznagas, que pueden cumplir hasta los 500 años, o los cactus columnares que pueden alcanzar hasta 20 metros de altura.

Además, en la Biósfera también se resguarda una impresionante fauna, en el que habitan casi 140 distintas especies de aves salvajes como la guacamaya verde o el búho tecolote; mientras que el ocelto, el mapache boreal o el venado cola blanca son algunos otros animales para quienes la reserva es su hogar. También se pueden encontrar más de 80 especies de reptiles, anfibios y peces. Sin duda, es un santuario ecológico y destino ecoturístico que impresiona a todos los aventureros con las maravillas naturales que los rodean. 

Ahora que sabes todo sobre el Valle de Tehucán-Cuicatlán, Patrimonio Mundial de la Humanidad solo tienes que volar a tu próxima aventura.