Puente de Ojuela, Durango. ¡Un viaje que debes hacer!



Puente de Ojuela, Durango

Fotografía de Christian Fraustro

En medio del enigmático desierto duranguense, una aventura llena de misterio y adrenalina te espera en un pueblo fantasma donde el impresionante Puente de Ojuela es la estrella principal. Será tu conexión principal a edificaciones en ruinas, minas con tesoros escondidos y el viento rumoroso de un valle desértico que te atrapará por completo apenas llegues a este fantástico destino. ¡Vámonos al Puente de Ojuela, Durango!

¿Cómo llegar a Puente de Ojuela?


Geográficamente, el Puente de Ojuela se encuentra en el estado de Durango, pero la manera más rápida y sencilla para llegar es reservando tus vuelos a Torreón, y tomar la carretera México-Torreón unos 70 kilómetros al norte, durante aproximadamente 1 hora y media hasta llegar al Pueblo Mágico de Mapimí.

Mapimí

Sierra de Mapimí

Fotografía de Christian Fraustro

La entrada obligatoria para llegar al Puente de Ojuela es el Pueblo Mágico de Mapimí, desde donde parten la mayoría de las expediciones guiadas. Sin embargo, este bello poblado es más que una parada en el camino; aquí encontrarás vestigios históricos de comunidades indígenas combinados con el encanto colonial que aún perdura en recintos como la Iglesia de Santiago Apóstol o el edificio del Servicio Postal, mientras que para hospedarte encontrarás posadas y muy cómodas villas.

Mapimí también forma parte del ‘Camino Real Tierra Adentro’, una ruta con las maravillas naturales e históricas de Durango como la Reserva de la Biósfera Mapimí, Área Natural Protegida que resguarda especies en peligro de extinción como el halcón pálido o la tortuga del bolsón; también podrás recorrer la emblemática Zona del Silencio, famosa por su vasta llanura desértica al igual que las numerosas leyendas de avistamientos de ovnis… y ya que vas a andar por el norte, ¿por qué no te das una vuelta a Cuatro Ciénegas, Coahuila?

Puente de Ojuela, Durango

Puente de Ojuela en Durango

Fotografía de Comefilm

Al primer paso que des en este poblado mineral, te darás cuenta de su estado fantasmagórico, pues las casas vacías se han mezclado de manera natural con las montañas del desierto, creando un paisaje único y espectacular, mientras que al centro de todo se encuentra el imponente Puente de Ojuela, único en su tipo en toda Latinoamérica, pues mide más de 300 metros de largo con una profundidad de 110 metros hacía el vacío de la cañada.

Aquí podrás explorar la mina principal y ver las formaciones rocosas mientras aprendes sobre los orígenes del poblado. Si las emociones extremas son lo tuyo, entonces te recomendamos cruzar el puente para llegar a la tirolesa, donde podrás cruzar de nuevo, pero esta vez con la libertad del viento para sentir un rush de adrenalina. ¡Totalmente imperdible!

Ahora que sabes todo sobre este magnífico lugar, ¡anímate a visitar Puente de Ojuela, Durango!